DIETA POR RACIONES PARA EL DIABETICO

La dieta es un elemento clave en la prevención de la diabetes mellitus tipo II e indispensable en el tratamiento de la diabetes y sus complicaciones. En este sentido, la terapia nutricional representa el principal elemento terapéutico en la optimización del control metabólico para una proporción relevante de diabéticos. Sin embargo, la dieta representa uno de los principales retos por su elevado índice de fracasos por lo ya comentado en el apartado diabetes.

El objetivo general del tratamiento dietético es en primer lugar proporcionar un buen estado nutricional, ayudar al paciente a mantener un equilibrio metabólico normal evitando al máximo las amplias oscilaciones glucémicas así como reducir y evitar complicaciones asociadas. Por tanto, consideramos la dieta como una parte fundamental del tratamiento de la diabetes junto con la actividad física y la medicación (si es necesaria). Con estas tres bases de tratamiento el diabético podrá autocontrolar su enfermedad mediante un proceso educativo: educación diabetológica.

Se trata de procurar un buen estado nutricional por ello en líneas generales la dieta del diabético será muy semejante a la alimentación equilibrada recomendada al resto de la población. No obstante, hemos de recordar que la dieta recomendada será una dieta que deberá seguir “toda la vida” (lo que NO significa que toda la vida deba seguir la misma dieta), por lo tanto, no es suficiente que sea teóricamente correcta…ha de ser lo bastante flexible y adaptable a diferentes circunstancias para facilitar su cumplimiento.

 

Modelos de dietas:

Existen diversos sistemas o modelos que se utilizan para transmitir la paciente las recomendaciones especÍficas sobre el plan de nutrición. La selección de un modelo determinado se basará en diferentes aspectos relacionados con las características del paciente como objetivos clínicos, tipo de diabetes, tratamiento farmacológico, actividad física, capacidad de aprendizaje etc. En la siguiente tabla los modelos de dieta más utilizados con sus ventajas e inconvenientes:

 

Modelo Descripción Ventajas Inconvenientes
  Recomdgenerales Indicar cualitativamente que alimentos deben restringirse y cuales debe tomar preferentemente Fácil comprensión y enfocado a alimentos sanos No coordinar la cantidad de alimento y la acción de la insulinaTendencia a dietas muy restrictivas en hidratos de carbono
  Menú fijo Listado de menús fijos Especifico y simpleDe fácil comprensión Monotonía y escasa flexibilidadLa decisión está en manos del educador y no del paciente
 Intercambiode Alimentos(por raciones) Listas que agrupan alimentos de contenido nutricional similar según el principio inmediato que predomine indicando las porciones de cada uno que pueden ser sustituidas. Permite más flexibilidadControl por racionesFacilita el ajuste calóricoEs el método más preciso para ajustar la insulina a la ingesta de alimentos Dificultad de comprensión para algunos pacientesSe requiere más tiempo de aprendizajePrecisa más dedicación por parte del educador

 

Diseño de la dieta por raciones: 

El último modelo de dieta se basa en el intercambio de alimentos a partir del principio inmediato predominante en su composición. Se basa en establecer una cantidad fija del principio inmediato considerado (ej. 10 g de hidratos de carbono), que equivalga a una ración de cualquier alimento que lo contenga. Así 20 g de pan aportan la misma cantidad de hc que 100 g de naranja, por lo que se pueden intercambiar. Para la confección de este tipo de dietas, inicialmente se establece una cantidad de hidratos de carbono fija al día que suele ser del orden de 50-55% de las Kcal totales diarias. Estas Kcal se dividen entre 4 para obtener los gramos de hc correspondientes (4 Kcal/g) y el resultado se divide por 10 para obtener el nº de raciones de hc que le corresponden en un día. Posteriormente se reparten en tres, cuatro, cinco o seis tomas en función a las directrices indicadas (tipo de tratamiento farmacológico sobretodo).

En el diseño de la dieta individualizada una vez realizada la evaluación medico nutricional se deben seguir los siguientes pasos:

1-Decidir el aporte energético que variará en función a sus requerimientos e ingesta habitual, ejercicio físico… así como a los objetivos que se persigan. Ante un paciente normopeso se pautara una dieta normocalórica que permita mantener un peso optimo. Sin embargo, lo habitual es que el diabético presente sobrepeso siendo necesario instaurar un tratamiento hipocalórico. Cuando un diabético obeso adelgaza está recuperando sensibilidad a la insulina ya que la obesidad (grasa visceral acumulada) origina un empobrecimiento importante de los receptores insulínicos celulares. Cuanta más grasa hay la insulina no realiza bien su tarea.

2-Determinar la proporción de nutrientes a partir de los objetivos específicos para el paciente teniendo en cuenta las características de la enfermedad (en caso de dislipemias más estrictos con el aporte de grasas animales, en caso de HTA más estrictos con el aporte de sodio, en caso de nefropatía diabética más estrictos con las proteínas…). Según el concepto de equilibrio nutricional del total de Kcal diarias se hará aproximadamente el reparto siguiente:

  • 50-55% del total de las calorías serán aportadas por los hidratos de carbono
  • 15-20% del total de las calorías serán aportadas por las proteínas
  • 25-35% del total de las calorías serán aportadas por las grasas.

3-Repartir de manera adecuada durante el día la cantidad de hc de que se dispone. El numero de tomas dependerá especialmente del tipo de tratamiento farmacológico (véase en la siguiente tabla). En caso de requerirse seis tomas el reparto más equilibrado sería el siguiente:

  • Desayuno: se ingerirá aproximadamente un 20% del total de glúcidos
  • Almuerzo: entre un 5-10% del total
  • Comida: aprox 30% del total
  • Merienda: aprox 5-10% del total
  • Cena: aprox 25% del total
  • Al acostarse: aprox 10% del total

Para facilitar este reparto y las posteriores sustituciones y equivalencias se utiliza el citado sistema de equivalencias por raciones de alimentos glucídicos o unidades de intercambio (TABLA DE EQUIVALENCIAS DE HIDRATOS DE CARBONO). Se considera una ración de alimento glucídico aquella cantidad de alimento que contiene 10 g de hidratos de carbono.

 

EJEMPLO:

1-Una persona que pesa 70 kg (suponiendo normopeso) y que realiza trabajo activo necesitará aprox 3000 kcal/dia, dieta normocalorica.

2-Reparto de nutrientes y cantidades calculadas de éstos en gramos:

  • 50% HC = 1500 kcal                     1500 kcal/4 kcal aporta 1 g de hc = 375 g de HC a repartir durante todo el dia
  • 20% PROTEINAS = 600 Kcal       600 Kcal/4 kcal aporta 1 g de prot = 150 g de PROTEINA durante todo el día
  • 30% LIPIDOS = 900 kcal               900 Kcal/9 kcal aporta 1 g de grasa = 100 g de LIPIDOS durante todo el día

3-Teniendo el claro el concepto de ración podemos calcular a partir del total requerido para todo el dia, el  numero de raciones que debemos repartir:

  • 375 g de HC/ 10 g una racion de hc = 37.5 raciones de hc a repartir durante todo el dia
  • 150 g de prot/10 g una racion de prot= 15 raciones de prot
  • 100 g de lípidos/10 g una racion de lípidos= 10 raciones de lípidos.

 

4-Por último se realiza dicho reparto en varias tomas en función a la medicación a la que está sometido el paciente. La siguiente tabla refleja la distribución de hidratos (nº de ingestas) según el tratamiento de la diabetes:

 

DIETA SOLO O DIETA E HIPOGLUCEMIANTE ORAL
3 comidas principales3 tomas principales y suplementos a media mañana y media tarde (menos frecuente)
DIETA E INSULINA DE LARGA DURACION (INSULINA GLARGINA O DETEMIR)
3 tomas principales
DIETA Y 1Ó 2 DOSIS DE INSULINA INTERMEDIA (CON O SIN RAPIDA)
1 dosis por la noche: 3 tomas principales y suple antes de acostarse1 dosis por la mañana: 3 tomas principales y suple a media mañana (en algunos pacientes puede ser necesario un suple a media tarde)2 dosis: 3 tomas principales y suple a media mañana y al acostarse y en algunos a media tarde
DIETA Y MULTIPLES DOSID DE INSULINA O BOMBA DE INSULINA
Multiples dosis con análogo de insulina lenta o bomba: 3 tomas principalesMultiples dosis con insulina intermedia: 3 tomas principales y suple antes de acostarse

 

 Aclaraciones de la dieta:

-La dieta de seis tomas puede convertirse fácilmente en cinco ingestas si se elimina la merienda y la media ración de hidratos se pasa a la cena. También se puede eliminar el suplemento de noche y pasar la ración de hidratos repartiéndola entre comida y cena (es el caso de los tratados con hipoglucemiantes, véase la tabla corresp. de distribución de hc según tratamiento).

Se deberá adjuntar la lista de alimentos aconsejados/desaconsejados en la diabetes y de esta manera llevar a cabo una correcta selección de los alimentos.

Durante el primer periodo el paciente deberá pesar los alimentos para ganar habilidad en la estimación de raciones y medidas. Además de ir apuntando lo que ingiere y todos los controles de glucemia pre y postpandrial.

-Hemos de recordar que a pesar de todos estos cálculos es muy importante conocer el consumo habitual (así como horarios de comidas, de ejercicio físico..) y procurar no modificar bruscamente tanto la cantidad de hc totales como el reparto a lo largo del día. Recordemos la importancia de mantener constantes estos parámetros. Si se han de efectuar cambios, siempre se harán de forma gradual y lenta para evitar oscilaciones glucemicas. De ahí la importancia de informar por parte del paciente cuando realice algún cambio tanto en la dieta como en el plan de ejercicios…

CALIDAD GLUCIDICA: Los hidratos de carbono han de proceder de manera equilibrada de frutas, verduras, lácteos y féculas preferentemente la versión integral para cubrir la demanda de fibra (entre sus propiedades figura la hipoglucemiante), eligiendo los de bajo IG, debiendo reservar los de alto IG para momentos del día de máximo ejercicio físico.

CANTIDAD/CALIDAD PROTEICA: los alimentos considerados “proteicos” (origen animal) son los más ricos en este nutriente pero no son los únicos que lo contienen. Los lácteos son una fuente interesante de proteínas así como alimentos vegetales tales como las legumbres o los frutos secos. Las verduras, frutas o cereales aportan también “su granito de arena”. Si hacemos el cálculo de raciones proteicas para una dieta de 2000 kcal nos corresponden 10 raciones, si observamos la tabla, hay 6 raciones de alimentos proteicos , la dieta está aportando el resto. Del total de proteínas, se recomienda que al menos la mitad sean de origen vegetal y el resto de origen animal.

– CANTIDAD LIPIDICA: En cuanto al aporte de grasa, por cada ración de proteína se consume media (5 g), una (10 g) o ración y media (15 g) de grasa según se escojan productos proteicos magros, grasos o muy grasos respectivamente.  Se deberá descontar del total de raciones permitidas de grasa para todo el día. En caso de utilizar leche semi o entera también se deberá descontar media o una unidad de grasa respectivamente por cada vaso de 200 ml. EJEMPLO: si tomo 4 raciones proteicas magras deberé descontar 2 raciones de grasa al total, si el numero de raciones de grasa permitidas es de 5 (ej de 1500) podré permitirme 3 raciones de grasa en todo el día.

CALIDAD LIPIDICA: Las grasas que contienen los alimentos proteicos de origen animal son en su mayor parte saturadas (“malas”), sin embargo, las grasas contenidas en alimentos vegetales y  el pescado azul son insaturadas ( “buenas”). Por tanto si elegimos la versión magra/desnatada en la dieta predominarán las grasas “buenas” y si elegimos la versión grasa habrá predominio de grasas nocivas (en el ejemplo anterior, 4 rac grasa animal y 1 rac de aceite de oliva).

-Moderación con VISCERAS/HUEVO/MARISCO pues aunque su contenido en grasa en bajo, presentan un alto contenido en colesterol dietético, sobre todo, hígado y riñón. Para hacer las tortillas más grandes se puede utilizar un huevo entero más 1 ó 2 claras.

Es muy conveniente EL PESCADO AZUL en la dieta pues a pesar de ser un alimento graso, son grasas poiliinsaturadas, altamente beneficiosas para la salud.

Precaución con el QUESO aunque sea fresco. A pesar de que 280 g de queso fresco contengan 10 g de hc, su contenido en grasa es muy superior al de una ración de leche o yogur (versión entera/natural).

Las LEGUMBRES son muy adecuadas en la dieta del diabético ya que suponen una considerable aportación de fibra y proteína vegetal; y la absorción de sus carbohidratos es muy lenta (bajo IG).

-Las legumbres al cocer duplican aproximadamente su peso en crudo. Ej: 40 g de garbanzos crudos (2 rac) = 80-100 g cocidos.

-Las pastas alimenticias al cocer triplican aproximadamente su peso. Ej: 30 g de macarrones crudos (2 rac) = 90-100 g cocidos. Presentan un IG bajo a diferencia del pan o arroz blanco.

-En cuanto a LAS VERDURAS: Las de hoja (lechuga, endivia, escarola, acelga, espinaca..) pueden utilizarse de forma libre sobre todo en adolescentes y adultos sin problemas de obesidad donde no se requiere estricto control energético. Se debe a su bajo IG y escaso aporte calórico. Sin embargo, las más controladas serán la zanahoria, alcachofa, cebolla, coles de bruselas y remolacha por presentar una respuesta glucídica más acentuada.