LITIASIS RENAL O NEFROLITIASIS

LITIASIS RENAL O NEFROLITIASIS

Definición: Los cálculos en las vías urinarias son masas duras como la piedra, que se forman en cualquier parte de las vías urinarias pudiendo causar dolor, hemorragia, obstrucción del flujo urinario o una infección. Según el lugar donde se forma el cálculo, se denomina calculo renal o vesical. El proceso de formación se denomina urolitiasis (litiasis renal, nefrolitiasis).

Etiología: Se pueden formar cálculos porque la orina está saturada de sales minerales o porque la orina carece de los inhibidores naturales para este proceso. Aproximadamente el 75% de los cálculos renales están formados por oxalato cálcico (cristales que resultan de la unión de oxalato y calcio) u oxalato cálcico i e hidroxiapatita. Las personas con cálculos, por lo general, tienen una afección denominada hipercalciuria, caracterizada por excretar una gran cantidad de calcio por la orina. En condiciones normales, incluso con elevadas ingestas de calcio dietético, no se suele eliminar por la orina mas de 200 mg de calcio al dia, sin embargo, una fracción de la población absorbe una cantidad de calcio por encima de lo normal presentando, por lo tanto, hipercalciuria (>300mg/dia). El tamaño de los cálculos puede variar desde muy pequeños (no detectables a simple vista), hasta otros de 2.5 cm de diámetro o más. Otros factores de riesgo pueden ser un alto consumo de alimentos ricos en oxalatos o dietas hiperproteicas ya que estas últimas favorecen la pérdida de calcio por orina, incrementando la cantidad de calcio excretado y por tanto aumentando el riesgo de formación de cálculos. Tambien puede ser un factor etiológico la ingesta excesiva de ácido ascórbico (vitamina C), esto se debe a que una parte importante de oxalato del organismo proviene de fuentes endógenas, el 40% proviene de la vitamina C.

Sintomatología: Los cálculos pequeños pueden no causar ningún síntoma. Los cálculos de la vejiga urinaria pueden causar dolor en la parte inferior del abdomen. Los cálculos que obstruyen el uréter o la pelvis renal, pueden ocasionar dolor de espalda (lumbar) o un dolor muy intenso, denominado COLICO RENAL. El cólico nefrítico se caracteriza por un dolor atroz e intermitente, por lo general, en el costado que recorre el abdomen hacia la zona de los genitales y la parte interna del muslo. Pueden acompañar otros síntomas como náuseas y vómito, distensión abdominal, escalofríos, fiebre y sangre en orina. Los cálculos pueden provocar una infección en las vías urinarias, al obstruir el flujo de la orina, las bacterias quedan atrapadas en ella, quedando estancada, provocando finalmente una infección.

Diagnóstico: Los cálculos asintomáticos, los pequeños, se pueden descubrir por casualidad durante un análisis microscópico rutinario de orina (estos análisis pueden revelar la presencia de sangre, pus y pequeños cristales). Los cálculos que cursan con dolor, se diagnostican por la clínica, todos los síntomas descritos del colico renal. Otras pruebas adicionales que ayudan a definir el diagnostico incluyen la recolección de muestras de orina durante 24h y muestras de sangre.

 

TRATAMIENTO NUTRICIONAL

Se ha descrito el efecto beneficioso del consejo dietético sobre la enfermedad litiásica. Aproximadamente, el 60% de los pacientes quedan libres de cálculos a los 5 años con recomendaciones dietéticas. Estos consejos se centran principalmente en el aumento de la ingesta de líquido, reducción de la ingesta proteica, reducción en la ingesta de oxalatos (cuando hay predominio de cálculos de oxalato cálcico) y por último, una reducción en la ingesta de calcio ligera (450-600 mg/dia) ya que si se realiza una restricción de calcio de forma incontrolada y acusada, podría dar lugar a resorción osea. Algunos autores recomiendan no restringir la ingesta de calcio (mantenerla a concentraciones normales, 800 mg/dia) en la suposición de que el calcio y el oxalato de la dieta se unen en el intestino formando sales (oxalato de calcio) impidiendo así su absorción, siendo expulsadas por las heces (revisar apartado dieta alta en calcio, recordemos que los oxalatos son inhibidores del calcio, impidiendo en parte su absorción al unirse a él). Por este motivo sería recomendable la ingesta conjunta de ambos, tipo café con leche, leche con cacao, fresas con nata….(café, cacao y fresas son fuente de oxalatos).

 

Recomendaciones nutricionales en la litiasis renal:

1-Aumentar la ingesta de líquido para asegurar una diuresis abundante. Con ello se persigue la disolución de los cálculos y su posterior expulsión. Un mínimo de 8 a 10 vasos diarios. Algunas aguas suponen una fuente apreciable de calcio, se recomiendan aguas de mineralización débil.

2-Limitar la ingesta de proteina a 0.6 g/día (nunca por debajo de estos valores debido al riesgo de generar malnutrición proteica). La dieta hiperproteica tiene efecto hipercalciúrico, es decir, conlleva grandes pérdidas de calcio por orina con el riesgo de formación de cálculos, de ahí que se precise dicha limitación. Debemos, por lo tanto, moderar la ingesta de alimentos ricos en proteina como carne, pescado, huevos y lácteos. Excluir de la dieta frutos secos y legumbres pues además de ser ricos en proteina son tambien ricos en oxalatos y calcio.

3-Limitar la ingesta de alimentos ricos en oxalatos. Los oxalatos forman parte de muchos alimentos de consumo habitual, están presentes en alimentos de origen vegetal. Los de mayor contenido ( > 100 mg/100g alimento) son espinacas, ruibarbo, remolacha, fresas, salvado de trigo, nueces, cacahuetes, cacao, pimienta y perejil. Los de contenido moderado (10-100 mg/100 g alimento) son apio, berenjena, boniato, frambuesa, puerro, calabaza, café, té y las legumbres. Será aconsejable evitar, o cuanto menos, limitar todos estos alimentos.

4- Reducir ligeramente la ingesta de calcio dietético (450-600 mg/dia). Como ya se comentó, no es recomendable una reducción drástica. Para ello se aconseja limitar el consumo de lácteos a una ración al día como un vaso de leche (250 ml), dos yogures o un porción de queso fresco (evitar los curados por su alto contenido en sodio). Se aconseja revisar “la dieta alta en calcio”, concretamente la tabla con los alimentos ricos en calcio, recordemos que existen otras fuentes muy interesantes, la segunda en importancia es el pescado que ingerimos con espina, debiendo, por tanto, evitar la ingesta de sardinas, anchoas, lubina y moderar el consumo de marisco (por su contenido en calcio y sodio). Se debe evitar/limitar la ingesta de sus fuentes vegetales como las legumbres (sobre todo la soja) frutos secos (sobre todo almendras y avellanas) y algunas verduras como la espinaca. La legumbre por su contenido en calcio, oxalatos y proteina. En cuanto a la espinaca, por su alto contenido en oxalatos pues aunque presenta un alto contenido en calcio, su absorción en el intestino es prácticamente nula.

5-Limitar la ingesta de sal. Evitar la ingesta de alimentos con alto contenido en sodio (revisar dieta hiposodica amplia) como los alimentos procesados. El abuso en la utilización de sal de mesa o de alimentos procesados salados es también un factor hipercalciurico, es decir, favorece la perdida de calcio por la orina.

6-Control en la dieta de la vitamina C. La indiscriminada utilización de dosis diarias de ácido ascórbico (de 10 a 20 veces las recomendaciones diarias, la suplementación incontrolada) lleva, en algunos sujetos, a incrementar las concentraciones de oxalato en orina y aumentar el riesgo de litiasis, ya que el ácido ascórbico se convierte en oxalato. La dosis de vitamina C no debe ser mayor que la ingesta recomendada de 60 mg/dia. Para ello se recomienda evitar el consumo alimentos con mayor contenido como los cítricos, pimiento, coles de Bruselas, brócoli, perejil….En este sentido resulta recomendable potenciar la fruta/verdura de menor contenido como albaricoque, caqui, manzana, pera, melocotón, platano, sandia, endivia, lechuga, zanahoria, cebolla, alcachofa, judía verde y pepino. Por supuesto, se desaconseja el uso indiscriminado de suplementos de vit C.

7-Recomendar alimentos acidificantes para disminuir el Ph urinario y hacer más solubles las sales de calcio en la orina favoreciendo así su expulsión. Alimentos como la carne y el pescado acidifican la orina pero con moderación, para no excedernos con la proteina.

8-Evitar alimentos con xilitol. El xilitol se convierte también en oxalato, es un polialcohol que utiliza la industria alimentaria para edulcorar alimentos de forma acalórica. Su principal fuente, los productos edulcorados “sin azucares añadidos” como chicles sin azúcar, refrescos etc.(revisar etiquetados de estos alimentos).

 

CONCLUSIONES: en el proceso litiasico para no tener que recurrir a métodos más agresivos puede resultar efectivo seguir una serie de consejos dietéticos que se resumen en los siguientes: una ingesta abundante de líquido lo que ayudará a aumentar la diuresis y así diluir los cálculos ya formados. Control del consumo proteico por su potencial hipercalciurico moderando por tanto la ingesta de carne, pescado y huevo, sin eliminarlos por completo de la dieta ya que ayudarán a la disolución de los cálculos al acidificar la orina. El control en la dieta de los alimentos con mayor contenido en oxalatos y calcio, en caso de incluirlos, tener la precaución de ingerirlos simultáneamente ya que a nivel intestinal se neutralizan formando sales impidiendo la absorción de ambos componentes reduciendo el riesgo de formacion de cálculos. Control de la vitamina C ya que ésta se transforma en oxalato en el organismo, se aconseja precaución con la suplementación injustificada. Por ultimo moderar el consumo de sal evitando alimentos procesados, la dieta debe estar compuesta de alimentos naturales y frescos.