INTOLERANCIA A LA LACTOSA

INTOLERANCIA A LA LACTOSA

La lactosa (azúcar de la leche) es un disacárido (hidrato de carbono simple o azúcar ) que está compuesto por glucosa y galactosa (monosacáridos) presente en todas las leches de los mamíferos y en muchos alimentos preparados. La lactasa es el enzima sintetizado en las vellosidades intestinales encargado de hidrolizar la lactosa en sus dos componentes. En los individuos deficientes en esta enzima, la lactosa no puede ser digerida (hidrolizada) permaneciendo en el intestino  siendo fermentada por la flora bacteriana  produciendo láctico, H2, CO2  entre otros, causando trastornos gastrointestinales: diarreas, distensión abdominal y flatulencia.  La intolerancia a la lactosa significa deficiencia en este enzima con la aparición de dichos síntomas que es lo que realmente la caracteriza.

Grado de intolerancia: Existe una mayoría de población adulta, casi el 70%, que presenta esta deficiencia, lo que induce a señalarla como un estado normal, siendo lo anormal la tolerancia. La sensibilidad a la lactosa, por tanto, puede variar ampliamente, algunas personas notan sus efectos tras consumir pequeñas cantidades (12g/200 ml leche) mientras que otras tienen un umbral de sensibilidad más alto tolerando estas pequeñas dosis con una sintomatología leve, la mayoría de la población intolerante. Por ello, los sujetos intolerantes deberían ser capaces de tolerar alimentos que contengan cantidades pequeñas de lactosa, pequeñas porciones de queso seco, yogur o 120 ml leche, distribuidos a lo largo del día

Etiología

Existen dos tipos de intolerancia a la lactosa:

1. Intolerancia primaria o genética (minoritaria): Se produce una pérdida progresiva de la producción de lactasa y por tanto pérdida en la capacidad de digerir la leche. Suele darse a lo largo de la vida y tiene una causa genética. Las personas que la padecen van notando como la ingesta de leche les causa cada vez más síntomas. Es progresiva y permanente.

2. Intolerancia secundaria (mayoritaria): En este caso, la deficiencia de lactasa se debe a una complicación de numerosas enfermedades del intestino delgado donde se produce un daño intestinal temporal: enfermedad inflamatoria intestinal, intolerancia al gluten, alergia a las proteinas de la leche de vaca, operación quirúrgica de intestino, toma de antibióticos… En ellas se produce disfunción del epitelio intestinal y en consecuencia síntesis deficiente de lactasa. En estos casos la recuperación de la enfermedad intestinal conlleva activación de la actividad enzimática volviendo a la normalidad remitiendo los síntomas aunque puede retrasarse semanas o incluso meses. Es transitoria y recuperable.

 

Tratamiento Dietético: Dieta sin lactosa estricta

La reducción de la ingesta de lactosa es la clave para el tratamiento de la intolerancia a la lactosa consiguiendo así la remisión de los síntomas. En función al grado de intolerancia se establece un patrón de dieta más o menos estricto, siendo recomendable en un principio para todos los grados de intolerancia la aplicación de “dieta estricta en lactosa” desaconsejando todo aquel alimento que contenga lactosa (tabla 1). Si la respuesta clínica del paciente es buena puede aumentarse gradualmente la cantidad de lactosa hasta que los síntomas reaparezcan, detectando así que cantidad es bien tolerada por el paciente. La dieta debe venir acompañada de las siguientes consideraciones:

1–Se debe instruirse al paciente a sospechar la existencia de lactosa en determinados alimentos. A menudo la lactosa se añade a los alimentos preparados (tabla 2-1), los cuales se deben evitar. Deben leer cuidadosamente las etiquetas en busca de ingredientes que contengan lactosa (tabla 2-2). Por otro lado, algunos compuestos químicos pueden inducir a confusión por el nombre pero se pueden utilizar sin limitación porque no contienen lactosa ni galactosa: acido láctico, lactato, lactilatos de estearol, glucosa-delta-lactona, mantequilla de cacao. Por otro lado, la industria farmacéutica utiliza la lactosa como excipiente en muchos fármacos, la cantidad de lactosa en ellos es mínima y rara vez puede  ser causa de síntomas.

2—Los lácteos fermentados (quesos fermentados y yogur)  en general, son bien tolerados. En su proceso de fabricación parte de la lactosa se transforma en láctico al ser fermentada por las bacterias. El yogur, además, contiene bacterias (probiótico: lactobacilus, bifidobacterias…) restableciendo la flora autóctona perjudicada. Aun así en la dieta sin lactosa estricta se recomienda su restricción inicial por su mayor contenido en lactosa con respecto a los quesos fermentados.

3—Como ya se ha comentado la mayoría de la población intolerante soporta pequeñas cantidades de lactosa. Corroborado este hecho, se aconseja dividir los alimentos que contienen lactosa en pequeñas raciones durante el día, con ello se consigue maximizar la cantidad de lactosa tolerada y asegurar un aporte adecuado de calcio.

4—Aporte adecuado de calcio: Ante la necesidad de restringir la principal fuente de este mineral se puede incurrir en déficit nutricional debiendo recurrir a estrategias que permitan cubrir la demanda de calcio: Lácteos fermentados, pescados pequeños con espina (sardinas, anchoas, arenque, boquerón..), cereales integrales y  fuentes vegetales (legumbres, frutos secos y vegetales de hoja verde). Así como a alimentos enriquecidos en calcio y vitamina D exentos de lactosa. La fuente vegetal es la peor alternativa ya que estos alimentos, a pesar de contener cantidades elevadas de calcio,  presentan componentes que interfieren su absorción.

 

Tabla 1. Dieta sin lactosa estricta

Grupos Alimentos permitidos Alimentos no permitidos
Lehe Leche sin lactosa, leche de soja, leche de almendras todas las formas de leche, helados, flan, natillas..y todos los alimentos que contengan leche o lácteos
Quesos Quesos fermentados (blue, parmesano, brie, gouda, bola, manchego, curado..) Quesos de untar, cremosos, frescos. Todos los no fermentados
huevos Todos
grasas Margarinas vegetales puras (sin lácteos), aceites, beicon, manteca, mayonesa sin leche Margarina con leche, mantequilla, crema de leche
Vegetales y legumbres Todas al natural, congeladas o en conserva sin preparación comercial con lactosa Cualquier preparado con leche, comerciales con lactosa
frutas Todas las frutas y zumos Procesadas con leche o lactosa
Pan Pan blanco o integral sin leche o lácteos Pan que contenga leche, pan de molde
Harinas y cereales Harina de trigo, maíz, centeno, arroz. Todos los cereales. Arroz, pastas y sémolas Comprobar todos los cereales comerciales para desayuno. Pastas con productos lácteos añadidos
Postres, pasteles, galletas Merengues, jalea, gelatina, pasteles hechos con agua, grasas y harinas permitidas Todos los postres en general hechos con mantequilla o leche, galletas, magdalenas..Comprobar todo postre comercial
Mermelada, dulces, frutos secos, azucares Frutos secos, mermelada, miel, azúcar de mesa, glucosa, sorbetes Helados, batidos, dulces con leche o mantequilla, chocolate con leche, edulcorantes con lactosa, algunos caramelos
Sopas Sopas o caldos caseros de carne o vegetales Todas las sopas con leche. Comprobar comerciales
bebidas Té, café, bebidas alcohólicas y refrescos Batidos con leche o bebidas lácteas
condimentos Mostaza, curry, vinagre, sal, pimienta, especias, hierbas aromaticas.. Mayonesa con leche. Comprobar aderezos comerciales para ensaladas

 

Tabla 2. 1                                                                                   Tabla 2. 2

Alimentos preparados que pueden contener lactosa (comprobar composición)  Ingredientes que pueden contener lactosa 
Pan, pan de molde, pasteles, purés y sopas, quesos frescos, embutidos, bollería, cereales desayuno, aderezos comerciales ensalada, alimentos enlatados, refrescos, sidra y vino, sucedáneos de chocolate, rebozados, batidos, bizcochos y galletas, donut, crepes, bollos, puré de patata, precocinados  lactosa, suero, suero lácteo, suero de leche, cuajo, trazas de leche, suero en polvo, lactitol, fermentos lácticos, proteína de suero hidrolizada, jarabe de suero, leche en polvo, queso en polvo, requesón, cuajada, proteinas lácteas, grasas lácteas, caseina, caseinato, caseinato de sodio, caseinato de potasio, caseinato de calcio, sólidos lácteos, lactoglobulina, lactoalbumina