HIPERURICEMIA-GOTA

HIPERURICEMIA-GOTA

El ácido úrico (AU) es el producto final del metabolismo de las purinas, algunos aminoácidos (proteinas) , fructosa y alcohol. La dieta prácticamente no contiene AU. Las purinas son componentes esenciales del ADN de las células, cuando éstas mueren, las purinas (ENDOGENAS) se degradan generando úrico que es vertido a la sangre. Por otro lado las purinas están presentes en ciertos alimentos (EXOGENAS) tras su ingesta las purinas se degradan a AU vertido a sangre. En definitiva, el AU en sangre entra por dos vías, la endógena (purinas sintetizadas por el propio organismo) y la exógena (la dieta). Existen por otra parte otros alimentos que no contienen purinas pero contienen nutrientes (proteinas, fructosa y alcohol) que al degradarse producen AU, éstos por lo tanto participan en el incremento de los niveles de úrico en sangre:

  • Alimentos ricos en purinas (PURINÓFONOS):
  1. Vísceras (mollejas, riñones, hígado, sesos, callos, charcutería).
  2. Algunos pescados en conserva (anchoa, arenque, sardina, huevas).
  3. Moluscos y crustáceos (sobretodo mejillones), marisco.
  4. Caza, carnes rojas y despojos (ganso, cerdo, cordero, paté).
  5. Quesos muy fermentados.
  6. Legumbres y algunas verduras (espárragos, espinacas, acelgas, champiñones, coliflor y setas).
  7. Otros: extractos y caldos de carne, mostaza, pimienta y ajo.
  • Alimentos ricos en proteinas, fructosa y alcohol (PURINÓGENOS favoreciendo formación de AU):
  1. Alimentos ricos en algunos aminoácidos (proteinas): carne, pescado y marisco.
  2. Alimentos con fructosa: Refrescos, dulces, miel, bollería industrial, alimentos procesados.
  3. Alcohol: especialmente la cerveza.

Será el riñón quien se encargue de la eliminación de AU manteniendo así unos niveles de éste adecuados en sangre (< 6mg/dl), cuando se produce un desequilibrio entre la entrada y salida de úrico (un aumento en la síntesis, un defecto en la excreción o una combinación de ambos) dará como resultado un incremento de los niveles plasmáticos de úrico, es decir, HIPERURICEMIA (concentraciones de AU > 6 mg/dl).

Clínica de Hiperuricemia

Etiología: Las factores  más comunes son la  ingesta de alcohol (sobretodo cerveza) y una disminución en la excreción  renal. Esto último puede ser debido a diversas causas: un volumen deficiente de orina (beber poco liquido), ciertos fármacos (salicilatos, diuréticos, levodopa, etambutol, pirazinamida) o la acidificación de la orina (se ve más adelante). Otros factores menos relevantes son  obesidad o síndrome metabólico. Por último apuntar que una dieta rica en purinas es poco frecuente que genere hiperuricemia.

Sintomatología: Depósitos de cristales de AU (uratos) en articulaciones (“ataques agudos de gota”, tofos) y formación de cálculos de AU en el riñón.

¿Qué es la gota?

Enfermedad que se caracteriza por episodios bruscos (ataques repentinos y recidivantes) con dolor intenso, hinchazón, enrojecimiento, gran sensibilidad al tacto, aumento de la temperatura en una o varias articulaciones debido al depósito de sales de urato en las mismas. Los ataques pueden variar de intensidad y frecuencia así como el numero de articulaciones afectadas siendo las más típicas: base del dedo gordo (ataque podagra), empeine, muñeca, rodilla, dedos de las manos.

Otros síntomas de la artritis gotosa pueden ser fiebre, escalofríos, sensación de malestar, taquicardias. Se manifiesta de forma habitual en varones de mediana edad y después de la menopausia en mujeres. Los primeros ataques suelen afectar solo a una articulación y dura pocos días. Los síntomas desaparecen de forma gradual, se restablece el funcionamiento de la articulación y no aparece ningún síntoma hasta el siguiente ataque. Si la hiperuricemia se trata adecuadamente y se restablecen los niveles de úrico en sangre, los cristales se van disipando hasta su total remisión. Sin embargo, si la enfermedad progresa, es decir, no se trata la hiperuricemia, aumentará la frecuencia, intensidad y duración de los ataques así como el número de articulaciones afectadas. El depósito continuo de cristales de urato provoca lesiones que limitan cada vez más el movimiento.

A la sintomatología típica le puede acompañar la aparición de TOFOS: Nódulos más o menos duros que aparecen sobretodo en los codos (manos y pies) con aspecto blanquecino que puede verse a través de la piel. Sin un tratamiento adecuado pueden reventarse y secretar una masa caliza de cristales similares al yeso. Los tofos suelen aparecer cuando la gota está mal tratada.

Diagnóstico

Se basa en un exceso de AU en sangre (>6 mg/dl) debiendo confirmarse mediante la observación de los síntomas característicos y el examen de la articulación. Es necesaria la identificación de los cristales de urato en el líquido sinovial mediante la extracción de éste por succión con una aguja, posteriormente se examinará al microscopio.

Tratamiento Hiperuricemia-gota

El tratamiento empleado (combinación de terapia farmacológica y dietética) dependerá de la situación del paciente:

Hiperuricemia sintomática. Tratamiento del ataque agudo de gota”:

  1.  Tratamiento farmacológico sintomatológico : AINE (ibuprofeno, indometacina) y corticoides. La colchicina en desuso por sus efectos adversos gastrointestinales.
  2. Tratamiento dietético:  Dieta restringida en purinas estricta (<5 mg purinas/día) Tabla.1

Hiperuricemia asintomática. Tratamiento del aumento de AU en sangre:

  • Hiperuricemia grave (>9-10 mg/dl): En estos casos es imprescindible el uso de fármacos siendo el tratamiento de elección pues la dieta pobre en purinas tiene escaso poder terapéutico al reducir modestamente los niveles de AU en sangre (no > 1 mg/dl):
  1. Tratamiento farmacológico hipouricemiante (TRATAMIENTO DE ELECCION): la reducción de úrico plasmático se consigue  incrementando la excreción renal (fármacos uricosúricos: probenecid, sulfinpirazona y zoxazolamina) o disminuyendo su producción (inhibidores de la síntesis de AU: alopurinol).
  2. Tratamiento dietético:  Dieta restringida en purinas moderada (< 300 mg purinas/día) Tabla.2 y aumento excreción urinaria de AU mediante una serie de pautas dietéticas
  • Hiperuricemia leve (< 9 mg/dl): En estos casos no es necesario el uso de fármacos evitando sus posibles efectos adversos siendo suficiente el tratamiento dietético indicado: dieta moderada en purinas y pautas dietéticas para incrementar la excreción de AU.

 

Tabla 1.DIETA ESTRICTA (< 5 mg/día)                                                                              

Alimentos que deben limitarse  Alimentos permitidos 
  • Carnes : TODAS y vísceras
  • Pescados: TODOS
  • Marisco: TODOS (sobretodo mejillones)
  • Embutidos: patés
  • Verduras: espárragos, espinacas, acelgas, coliflor, champiñones, trufas o setas
  • Legumbres: TODAS
  • Misceláneas: jugos y extracto de carne, pimienta, mostaza, ajo y comino
  • Bebidas alcohólicas: TODAS
  • Lácteos: quesos muy fermentados
  • Alimentos ricos en fructosa: refrescos, dulces, miel, bollería industrial y alimentos procesados

 

 

  • Lácteos: Leche en todas sus formas, yogur, queso fresco
  • Huevo entero o clara
  • Frutas y verduras: todas excepto las limitadas
  • Cereales: pan, pasta, galletas, arroz, trigo, avena, maíz, cereales desayunoZumos de frutas naturales
  • Grasas: aceites, margarina y mantequilla con moderación

 

 

 

 

 

 

Tabla 2.DIETA MODERADA (< 300 mg/día)                                                                             

Alimentos que deben limitarse  Alimentos permitidos 
  • Carnes : cerdo, cordero, ganso, pato, vísceras
  • Embutidos: patés
  • Pescado azul fresco y en conserva: anchoas, sardinas, arenques
  • Marisco: TODO (sobretodo mejillones)
  • Verduras: espárragos, espinacas, acelgas, coliflor, champiñones, trufas o setas
  • Miscelaneas: jugos y extracto de carne, pimienta, mostaza, ajo y comino
  • Bebidas alcohólicas: TODAS
  • Lácteos: quesos muy fermentados

 

  • Carnes (consumo moderado): pollo, ternera y pavo
  • Pescado blanco: merluza, lenguado, rape…
  • Lácteos: Leche en todas sus formas, yogur, queso fresco
  • Huevo entero o claraFrutas y verduras: todas excepto las limitadas
  • Legumbres (consumo moderado): lentejas, judías y ganbanzos
  • Cereales: pan, pasta, galletas, arroz, trigo, avena, maíz, cereales desayuno
  • Zumos de frutas naturales
  • Grasas: aceites, margarina y mantequilla con moderación
  • Alimentos ricos en fructosa: refrescos, dulces, miel, bollería industrial y alimentos procesados (consumo moderado)

 

 

Pautas dietéticas para incrementar la excreción renal del AU:

Como ya se ha comentado un volumen de orina deficiente, ciertos fármacos y una orina ácida disminuyen la excreción de AU. Para entender este último punto debemos hacer la siguiente aclaración: el ph de la orina (5-7) permite que el AU se transforme en sales de urato, fáciles de eliminar vía renal, si la orina de acidifica el úrico  no puede transformarse en urato comprometiendo su eliminación. Por consiguiente las pautas para aumentar la excreción serán las siguientes:

  1. Ingesta de abundante líquido (> 3 litros/día)
  2. Dieta alcalinizante: 2-3 g de bicarbonato sódico o citrato potásico o sódico administrado tres horas después de las principales comidas (cuando la orina es más ácida).
  3. Liquidos alcalinizantes: leche, aguas bicarbonatadas.
  4. Moderar la ingesta de proteinas pues acidifican la orina. Las proteinas, por lo tanto, reducen la excreción e incrementan la formación de AU, nocivas por partida doble.
  5. Estudios recientes han demostrado que la suplementación con vitamina C (500 mg/día durante tres meses) aumenta considerablemente la excreción renal de AU.