ESTREÑIMIENTO

ESTREÑIMIENTO

Concepto: Se puede hablar de estreñimiento cuando hay menos de tres defecaciones por semana, pasan más de tres días sin defecar o aunque la defecación sea más frecuente existen dificultades como heces duras, sensación de evacuación incompleta o malestar abdominal. El diagnóstico se basa tanto en la frecuencia de la defecación como en los síntomas acompañantes.

-Etiología: Se produce una alteración en el tránsito cólico, una reducción en el peristaltismo intestinal (tránsito) como consecuencia de dietas inadecuadas (malos hábitos nutricionales), sedentarismo, enfermedades neurológicas o abuso de ciertos fármacos (narcóticos, antidepresivos, codeína, antiácidos…). Como podemos observar se trata de una patología multifactorial. Existen complicaciones derivadas del estreñimiento crónico como hemorroides, fisura anal, diverticulitis…

 

Recomendaciones dietéticas:

a)-En principio se debe recomendar la actividad física y la ingesta abundante de líquido (aprox 2 litros/día).

b)-Otras recomendaciones dietéticas: evitar ciertos alimentos como fruta en almibar, embutidos, salsas y condimentos, pastelería industrial, carne y pescado en conserva, productos en salmuera, platos precocinados, carne de cordero y chocolate y derivados. En definitiva alimentos pesados de difícil digestión.

c)-Llevar a cabo una dieta rica en fibra (ver apartado dietas terapéuticas “dieta alta en fibra”): En líneas generales una dieta de estas características debe contener entre 30-40 g de fibra al día. Debemos recordar cuál es la recomendación para la población general (>25 g/día), los pacientes con estreñimiento crónico necesitan dosis mayores (>30g/día) que los individuos sanos para producir incrementos similares del peso fecal. Sus demandas en fibra están aumentadas, de ahí la recomendación de esta dieta incrementada en fibra. Cuando la dieta no es suficiente  la administración de suplementos de fibra comerciales “formadores de masa” (aumentadores del bolo fecal) como Plantado Ovata (“Plantaben”, “Cenat”, “Agiolax”), Metilcelulosa o Salvado puede ser útil. Estos preparados son seguros siempre y cuando el paciente tome suficiente cantidad de agua. Como ya hemos comentado la ingesta de líquido es crucial, si la dieta rica en fibra no se acompaña de suficiente líquido podemos potenciar el estreñimiento,  si además suplementamos debemos recomendar una ingesta extra de agua, más de 2 litros/día.

 

Tratamiento Farmacológico:

1) Emolientes, ablandan las heces: la parafina (“Emuliquen”)

2) Estimuladores: Bisacodilo (“Dulco-laxo”), fenoftaleina, aceite de ricino, Sen (Cassia Angustifolia).

3) Estimulantes rectales: Bisacodilo rectal, glicerina ( supositorios ).

4) Laxantes osmóticos: Fosfato Sódico (“Enema Casem”).

 

Efectos secundarios y contraindicaciones: Precaución pues la mayoría pueden causar tolerancia y dependencia, otras como dolor y distensión abdominal, flatulencia, retortijones…En este sentido cabe destacar los laxantes osmóticos pues están especialmente contraindicados en pacientes con restricción sódica (pacientes con hipertensión arterial, HTA ) y pacientes con insuficiencia renal o cardiaca.

NOTA ACLARATORIA: “Los formadores de masa” no se consideran laxantes sino un suplemento de fibra. El SALVADO  (de trigo, de avena…) es la cubierta que se obtiene al refinar el cereal. Como ya se comentó en caso de no ser suficiente la dita rica en fibra se puede recurrir a él, repartiendo dos-tres cucharadas soperas a lo largo del día añadiéndolo en cremas, zumos, sopas, yogures, ensaladas…

Para el tratamiento del estreñimiento debemos recomendar SIEMPRE hábitos saludables como el ejercicio, la ingesta de abundante agua y una dieta rica en fibra. En última instancia recurriremos a los laxantes por el riesgo de habituación que ello conlleva. Existe rigor científico que demuestra que la fibra es especialmente eficaz dentro de un contexto de alimentación sana, es decir, en forma de alimentos perdiendo eficacia cuando es administrada a modo de suplementación.